Ancares, Muniellos

Un mapa de Ancares es fascinante: el terreno es muy complejo, por lo montañoso pero no sólo, también por lo intrincado de los valles, que no tienen una dirección dominante.

Si el mapa es de carreteras, el lío se acentúa: una red de vías secundarias llena de curvas y que, lo mismo que los valles, se extiende en todas direcciones. Es ver un mapa de estos y empezar a imaginar rutas en bici. Ancares estaba en el radar desde hace tiempo.

En esta ocasión, razones logísticas han hecho que nuestro viaje se haya repartido entre Ancares y otras zonas limítrofes: Muniellos, Ibias y una esquina del Bierzo. Entre Asturias, Lugo y León.

Mapa Ruta

Ancares Muniellos en plotaroute.com

Degaña – San Antolín de Ibias (Asturias)

El valle del Ibias puede parecer una forma fácil de comunicación entre León y Asturias pero, como es costumbre en la cordillera Cantábrica, no hay camino sencillo. El Alto Ibias sí que es accesible desde la Laciana leonesa por un puerto (Cerredo) moderado pero, aguas abajo, el Ibias se encajona y ya no hay quien lo siga. Las carreteras de salida del valle se suben por las paredes o se meten bajo tierra.

DSCN5155

Valle abajo, Alto Ibias

Salimos desde Degaña, en el Alto Ibias, aguas abajo hasta el túnel del Rañadoiro, que sustituye al puerto del mismo nombre que comunica con el valle contiguo, en la cuenca del Narcea. Son 2 km de túnel.

DSCN5170

Túnel del Rañadoiro

El puerto del Connio tiene un nombre curioso, 800 metros de desnivel y 12 km de longitud que producen una ascensión larga y cómoda a través de un paisaje magnífico. Es la única carretera que cruza la reserva de Muniellos, en los últimos confines de Asturias y uno de los últimos confines del oso ibérico.

DSCN5190

Muniellos

La sensación es extraña, a medio camino entre el árbol y el arbusto. En la distancia, es como si todo fuera bosque pero, en primer plano, los árboles aparecen con poco porte. Quizá el hecho de que aún estén sin apenas hojas les haga perder presencia. Nos da mucho el sol pero no hace calor. Llegamos arriba del todo.

DSCN5218

Puerto del Connio

Por el otro lado, el desnivel es aún mayor: 1000 metros y casi 20 km para volver al Ibias. La bajada es tan tendida como la subida y resulta perfecta para deslizar sin frenar y admirar el paisaje. Es el momento ciclista perfecto.

DSCN5234

Larguísimo descenso

El fondo de valle es mucho más frondoso. El Ibias ya es un río grande. Llegamos a San Antolín, el pueblo más importante de la zona. Su iglesia tiene una curiosa espadaña de piedra oscura:

DSCN5263

San Antolín de Ibias, iglesia oscura

Nos hacemos un hueco en un prado de los alrededores.

DSCN5259

Una tienda y dos bicis

San Antolín – Vilarpandín (Asturias/Lugo)

La ribera del Ibias tiene algunos árboles antiguos y monumentales como los del Bosque Viejo del Señor de los Anillos:

DSCN5262

Árbol momumental

En San Antolín, dejamos de lado el Ibias para cruzar hacia Lugo y los Ancares. Eso significa subir un puerto para cambiar de valle. La subida es una ristra de curvas de herradura, esas tan fotogénicas:

DSCN5276

Cambiar de valle = subir cuestas

Una vez arriba, y aunque aún estamos en Asturias, nos metemos en terreno Ancares: montes por todos los lados, valles estrechos, carreteras minúsculas que suben, bajan y atraviesan laderas; aldeas más minúsculas que las carreteras que llegan hasta ellas. Es todo subir y bajar, ¡no hay nada llano!

20170414_114734

Ciclistas contra el cielo gris

Hay poco bosque y mucho arbusto. Tiene pinta de que la acción humana tiene mucho que ver con eso. Alrededor de las aldeas, prados verdes.

20170414_133027

No nos interesa la salvación; preferimos perdición

La Sena es el último pueblo de Asturias por este lado. Es muy pequeñín pero tiene bar. Es abril y no podemos decir que haga frío pero el día está nublado y fresco y agradecemos la chimenea encendida. Hacemos un alto para comer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entramos en Lugo y en la cuenca del alto Navia, río marcadamente asturiano pero cuyo primer tramo es gallego. Qué cosas se aprenden viajando en bici…

DSCN5325

Alto Navia

Navia de Suarna es una villa magnífica, de puro ambiente cantábrico, edificada en piedra alrededor del río y con el puente antiguo como elemento más fotogénico y destacado:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Navia de Suarna está a 300 metros de altitud. Desde aquí, iniciamos una subida discontinua hasta los más de 1600 m del puerto de Ancares, que comunica con León. Nos llevará casi un día entero llegar allí; un día con su noche. Por lo que queda de éste día, terminamos con una subida empinada pero corta para salir del Navia por las paredes. Preciosas luces de atardecer:

DSCN5346

Luces de atardecer

Cuando se va el sol, nos deja unos cielos espectaculares:

DSCN5350

La atención se desvía al cielo

No es fácil encontrar un sitio llano entre tanta cuesta y menos aún que no tenga arbustos pinchosos. Los prados del ganado son los únicos terrenos acampables y no tardamos en conseguir uno, gentileza de un vecino (gracías, tío)

20170414_211234

Segunda noche

Vilarpandín – Tejedo de Ancares (Lugo/León)

Estos son los Ancares tal cual me los había imaginado viendo aquel mapa: carreteras estrechas, aldeas colgadas de las laderas, valles profundos, hórreos de madera, tejados de pizarra. Magnífico escenario para el viaje en bici.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al fondo, lejos, lejos, las montañas que nos separan de León y un panorama de lo que tendremos que recorrer a lo largo de prácticamente todo el día en una sucesión infinita de cuestas: arriba, abajo, otra vez arriba, nunca en llano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para que os hagáis una idea de lo que es recorrer esto, menos primer plano y más panorama:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Piornedo es el último pueblo de Lugo. Tiene un pelín de aspecto de parque temático de la arquitectura tradicional, entre pallozas y hórreos. Es muy bonito, de todas formas.

DSCN5398

Piornedo

Sólo nos queda el último tramo de puerto, el de las rampas más empinadas, ese al que hacía referencia la gente cuando nos veía pasar y ponía cara de circunstancias según miraba alternativamente a las bicis, a los equipajes y a las montañas y nos decía que algunos coches subían en primera. Nosotros/as también.

20170415_162437

Curvas y cuestas en el puerto de Ancares

Emergemos en un cruce con otra carretera un poco más ancha para hacer el último kilómetro con las mejores vistas:

DSCN5419

Ciclistas a punto de triunfar

Llegamos, por fin, al collado que marca el puerto de Ancares, 1669 metros según la señal en la carretera. Las bicis miran hacia el valle leonés y a la cuesta abajo que viene a continuación:

DSCN5435

Puerto de Ancares

El descenso es de 800 metros verticales continuos aunque hoy no los haremos todos. Vamos a quemar zapatas.

DSCN5440

Descenso hacia León

El valle de Ancares, en la vertiente leonesa de la región, se acerca más al paradigma de las zonas de montañas, donde las carreteras, los pueblos, los prados y los cultivos están en el fondo de valle. Los árboles aún no tienen hojas.

DSCN5449

Valle de Ancares

Tejedo de Ancares es el primer pueblo que encontramos. Pasamos un rato agradable en el bar local.

DSCN5453

Tejedo de Ancares

Acampamos en los alrededores.

DSCN5460

Noche en el valle de Ancares

Tejedo de Ancares – Degaña (León/Asturias)

Terminamos el descenso del valle que nos llevará a la cuenca del alto Sil. Pasamos junto a algunos castaños monumentales; supera esto, Calatrava:

DSCN5471

Castaño monumental

El siguiente capítulo no tiene nada que ver con los Ancares ni los Muniellos, tampoco con el Ibias o el Sil. Es la despedida del señor Novés. Nuestra ruta común acaba aquí y no le vamos a volver a ver en mucho tiempo. Se nos va de viaje a gran escala, estará  2 años caminando y pedaleando por América. Improvisamos una fiestuki especial de terraza de bar:

20170416_121119

2 años (de viaje)

Podéis seguir su viaje en su Twitter @bykenico.

El resto de la ruta se nos hace bola. Es un trámite incómodo, ahora que nuestro amigo ya no está, pero aún pasamos por sitios bonitos. El tránsito hasta el valle del Sil es un tanto rutina pero luego giramos hacia las montañas y todo se vuelve interesante otra vez: un valle estrecho y una carretera que asciende sin parecerlo:

DSCN5480

Intentando cruzar a Asturias

Hace un poco de calor y lo mejor es acercarnos al arroyo a por sombra y agua fría. Siempre funciona. Además, nos da para disfrutar de la luz filtrada como sólo la filtran los bosques de ribera:

DSCN5489

Río Valdeprado

Terminamos de subir el puerto por esta carretera tan rara, es una vía de acceso a una mina y no tiene señales ni indicaciones. Tampoco hacen falta, no hay pérdida, aunque la subida es tan suavecita que no queda claro cuándo ponemos rueda en Asturias. Tampoco importa; lo tenemos claro cuando llegamos a la vista del valle del Ibias:

DSCN5498

Ibias, Asturias

El resto ya es un trámite: nos dejamos caer hasta el fondo de valle y, a continuación, hasta Degaña, cerrando el círculo abierto cuatro días atrás. Últimos metros por el alto Ibias:

DSCN5506

Últimos metros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s